Saltar al contenido

Ventajas y desventajas de la energía nuclear

El ser humano con el paso del tiempo ha desarrollado diversas energías, con diferentes niveles de posibilidades, pero también de riesgos. La energía nuclear naturalmente es una de ellas y a continuación contamos su definición, además de ventajas y desventajas. 

 

¿Qué es la energía nuclear?

La energía nuclear o atómica, en sentido genérico, es aquella que se libera artificialmente o espontáneamente de las reacciones nucleares. Dicho de otra manera, su energía es la resultante de las reacciones que ocurren en los núcleos atómicos o entre ellos.

Las reacciones nucleares son procesos de combinación o fragmentación de los núcleos de los átomos y partículas subatómicas. Estos núcleos atómicos al combinarse o fragmentarse liberan o absorben grandes cantidades de energía en el mismo proceso. Si hay fragmentación se lo denomina fisión nuclear; si hay combinación, su nombre es fusión nuclear.

Sin entrar en una explicación abstrusa, en una fisión el núcleo atómico pesado se divide en varios de menor peso, produciendo neutrones libres, fotones y fragmentos del núcleo. La fusión, en cambio, acaece cuando varios núcleos atómicos con cargas parecidas se mixturan para formar uno nuevo de mayor peso. Elementos como el uranio o el hidrógeno son proclives a estos tratamientos.

Un raciocinio que ya conocía Einstein y la formuló: la gran cantidad de las reacciones nucleares se debe a que parte de la masa de las partículas en el proceso se convierte en energía directa. De ahí que sea tan útil para el ser humano: se la puede emplear para la generación de electricidad en centrales termonucleares, en la industria, en la minería, arqueología y hasta en una rama de la medicina, utilizando radiación ionizante para esterilizar material médico o quirúrgico, por ejemplo.

Ventanas de la energía nuclear

 

 

Quizás la energía nuclear sea la de mayor mala fama, pero lo cierto es que cuenta con innumerables ventajas. Esto no quita, por supuesto, que es un tipo de energía que merece los mayores cuidados y controles.

Poco contaminante

La energía nuclear es limpia durante su generación. De hecho, muchos de los reactores nucleares solo emiten un inofensivo vapor de agua hacia la atmósfera. Aquí no existe la presencia en las emisiones de ningún gas contaminante que contribuya al cambio climático. Hablamos de CO2, metano u otros de naturaleza nociva.

Lo repetimos: siempre y cuando no haya accidentes y se dispongan de manera adecuada los residuos radiactivos, las centrales nucleares contaminan menos el ambiente que la quema de combustibles fósiles, por ejemplo.

Pocos costos

Los procesos de generación de energía son baratos. Esto está muy relacionado con su eficiencia, ya que la energías liberadas durante este tipo de reacciones nucleares son masivas, en comparación con la cantidad de materia prima que demandan.

Se puede conseguir o generar una enorme cantidad de energía con solo una central, y eso se debe a su gran poder.

Casi inagotable

Solemos hablar en el mundo de recursos limitados y del uso abusivo del ser humano. Por ese gran hecho, hace un buen tiempo que se mira con buenos ojos otros tipos de energías, como la nuclear. Hay expertos que anuncian que deberíamos considerarla casi renovable, ya que, por ejemplo, el uranio actual permitiría seguir produciendo la misma energía que ahora durante miles de años.

Una producción constante

Posiblemente aquí estemos ante la presencia de la característica más importante de la energía nuclear: su producción constante. Pues claro, una energía eólica no se puede generar sin viento y una solar no produce durante la noche; sin embargo, la energía nuclear tiene una producción enorme y permanente durante cientos de días seguidos.

Una cuenta aproximada nos dice que el 90 por ciento del año, excluyendo recargas y paradas de mantenimiento programadas, la energía nuclear funciona a pleno rendimiento.

Seguridad

Este es un aspecto sensible por lo ocurrido en diversos momentos de la historia (Chernóbil en 1986 es el ejemplo paradigmático) y también por el imaginario cinematográfico. Sin embargo, siempre y cuando se cumplan los requisitos de seguridad, la energía nuclear es confiable, constante y limpia.

Desventajas de la energía nuclear

El peligro de los residuos

Cuando hacemos una clasificación de los residuos suele eclosionan la categoría de “peligrosos” y entre las características que hacen peligroso a un residuo una de ellas es su radioactividad. Por lo tanto, una de las grandes desventajas de la energía nuclear es que debe tenerse con ella un enorme cuidado, ya que sus desechos son de grave riesgo tanto para el ser humano como al medio ambiente.

Los residuos radiactivos son contaminantes, mortales y pueden tardar miles de años para degradarse. Su gestión, por lo tanto, es muy delicada. Para hacerse una idea del asunto la región de Chernóbil, tras bastantes años de la tragedia, sigue siendo inutilizable y lo será por muchos años más. Algunos especialistas arrojan la idea de 20.000 años, aunque es cierto que cierta vegetación ha podido desarrollarse en la zona.

Accidentes graves

De algún modo este punto se relaciona con lo dicho: los residuos son peligrosos, su manejo es muy delicado, los tiempos de degradación son prolongados y, en consecuencia, los accidentes pueden ser muy graves. Y esto por más que, como es evidente, la seguridad en las centrales nucleares sea muy desarrollada.

Buenos ejemplos no solo lo da Chernóbil, en la antigua Unión Soviética, sino también la Isla de las Tres Millas en Estados Unidos o Fukushima en Japón. A eso hay que añadir que la energía atómica ha tenido usos funestos, como fueron las propias bombas atómicas que Estados Unidos usó contra Japón, en Hiroshima y Nagasaki.

Costosa

Tal vez parezca una contradicción con lo que se dijo de las ventajas de la energía nuclear, pero es si se quiere una complementariedad: en el mecanismo mismo de su producción hay abundancia y eficiencia; pero en el desarrollo de las estructuras o centrales en las que se pueda trabajar con esta energía hallamos grandes gastos.

Las centrales no son tantas, son costosas y la tecnología que se utiliza tiene las mismas características.

Objetivos vulnerables

La energía nuclear es riesgosa si no posee un cuidado idóneo, de ahí que todas las centrales nucleares sean objetivos vulnerables ante actos de terrorismo o bélicos. Una central es un sitio cuya destrucción puede causar un enorme daño, tanto en potencia como en prolongación en el tiempo.