Saltar al contenido

Retroalimentación positiva y retroalimentación negativa

La retroalimentación positiva es un proceso en el que los productos finales de una acción hacen que ocurra más de esa acción en un ciclo de retroalimentación. Esto amplifica la acción original. Se contrasta con la retroalimentación negativa, que es cuando los resultados finales de una acción inhiben que esa acción continúe ocurriendo. En esta oportunidad te queremos contar información sobre que es la retroalimentación positiva, que es la retroalimentación negativa y en que se diferencian. También queremos mostrarte imágenes, cuadros sinópticos y cuadros comparativos que te van a ayudar a comprender mejor toda la información que te damos en este blog. Así que es una buena idea que puedas seguir disfrutando de todo lo que compartimos aquí para ti.

¿Qué es la retroalimentación?

Según el diccionario la retroalimentación es:

  • La devolución de información que se proporciona después de una actividad o proceso.
  • Proceso en el que parte de la salida de un sistema se devuelve a su entrada para regular su salida posterior.

La retroalimentación es un proceso en donde un sistema responde a alguna acción determinada, gracias a la información que obtiene sobre los efectos de dicha acción. La respuesta del sistema tiene como fin que se mantenga su estado original, o que este sea alterado.

¿Qué es la Retroalimentación positiva? 

La retroalimentación positiva, o un ciclo de retroalimentación positiva, es un patrón de comportamiento de inversión que se perpetúa a sí mismo, donde el resultado final refuerza el acto inicial. Esto puede afectar enormemente a la productividad. La retroalimentación positiva, en el contexto de la inversión, a menudo se refiere a la tendencia de los inversores a exhibir una mentalidad gregaria, que en ocasiones puede transformarse en una exuberancia irracional al comprar o vender activos.

La retroalimentación positiva se refiere a un patrón de comportamiento en el que un resultado positivo generado a partir de un acto inicial, como ejecutar una operación rentable, le da al inversionista la confianza para participar en otros actos similares con la esperanza de que también terminen siendo resultados positivos. Si bien estas acciones adicionales también pueden resultar en resultados positivos, estos comportamientos a menudo conducen a resultados adversos si no se controlan. Un inversor que experimenta una ganancia inmediata después de comprar una acción puede sobrestimar sus propias habilidades para ejecutar esa operación de acciones y subestimar la suerte o las condiciones del mercado auxiliar. En el futuro, esto podría generar un exceso de confianza y posibles errores al tomar decisiones de inversión.

¿Qué es la retroalimentación biológica positiva?

La retroalimentación positiva es un proceso en el que los productos finales de una acción hacen que ocurra más de esa acción en un ciclo de retroalimentación. Esto amplifica la acción original. Se contrasta con la retroalimentación negativa, que es cuando los resultados finales de una acción inhiben que esa acción continúe ocurriendo. Estos mecanismos se encuentran en muchos sistemas biológicos. Los ciclos de retroalimentación positiva no duran para siempre; en última instancia, son detenidos por ciclos de retroalimentación negativa una vez que se completa el proceso para el que fueron utilizados.

Partes de un bucle de retroalimentación positiva

Estímulo: un estímulo es algo que interrumpe la homeostasis del cuerpo, que es la tendencia hacia el equilibrio en todos los sistemas corporales. Una lesión corporal o una infección son ejemplos de estímulos. Interrumpen los procesos normales del cuerpo.

Sensor: un sensor detecta el cambio en la homeostasis. Por ejemplo, las células nerviosas del cuello uterino detectan la presión que ejerce la cabeza del feto durante el trabajo de parto. Los impulsos nerviosos de un sensor viajarán al centro de control.

Centro de control: es la parte del cuerpo que responde al cambio y toma medidas. La glándula pituitaria, ubicada cerca del cerebro, es el centro de control en muchos circuitos de retroalimentación; produce muchas hormonas diferentes, como la oxitocina, la hormona del crecimiento y la hormona antidiurética (ADH), en respuesta a los estímulos.

Efector: es cualquier órgano o célula que finalmente responde al estímulo. Por ejemplo, en el trabajo de parto, el resultado final del ciclo de retroalimentación positiva es que el útero se contrae. En este caso, el útero es el órgano efector. Estas cuatro partes también se encuentran en bucles de retroalimentación negativa, pero el resultado final es diferente porque en la retroalimentación negativa los órganos efectores trabajan para obstaculizar el proceso que provocó su activación.

Ejemplos de retroalimentación positiva biológica

Coagulación de la sangre: cuando una parte del cuerpo se lesiona, libera sustancias químicas que activan las plaquetas sanguíneas. Las plaquetas son responsables de detener el sangrado formando coágulos. Una plaqueta activada a su vez activa más plaquetas, que se agrupan para formar un coágulo de sangre.

El ciclo menstrual: antes de que una mujer ovule, el ovario libera la hormona estrógeno. El estrógeno viaja al cerebro, lo que hace que la hormona liberadora de gonadotropina se libere del hipotálamo y la hormona luteinizante que se libere de la glándula pituitaria. La hormona luteinizante hace que se libere más estrógeno del ovario, lo que a su vez provoca un aumento de gonadotropina y hormona luteinizante en el torrente sanguíneo a través de una retroalimentación positiva. El aumento de estas hormonas, junto con la hormona estimulante del folículo, provoca la ovulación.

Trabajo de parto y parto: el proceso de trabajo de parto y parto es quizás el ejemplo más citado de retroalimentación positiva. Durante el parto, cuando la cabeza del feto presiona el cuello uterino, estimula los nervios que le dicen al cerebro que estimule la glándula pituitaria, que luego produce oxitocina. La oxitocina hace que el útero se contraiga. Esto mueve al feto aún más cerca del cuello uterino, lo que hace que se produzca más oxitocina hasta que ocurre el parto y el bebé sale del útero.

La lactancia materna: también es un circuito de retroalimentación positiva; a medida que el bebé succiona, la glándula pituitaria de la madre produce más hormona prolactina, que hace que se produzca más leche.

Digestión: el estómago usa la molécula de pepsina para digerir proteínas. Primero secreta pepsinógeno, que es una enzima en forma inactiva. Cuando los alimentos ingresan al cuerpo y necesitan ser digeridos, el pepsinógeno se convierte en pepsina. La conversión desencadena un ciclo de retroalimentación positiva que cambia otras moléculas de pepsinógeno en el estómago a pepsina, de modo que el estómago acumula lo suficiente para poder digerir proteínas.

Señalización nerviosa: los impulsos nerviosos funcionan a través de los potenciales de acción, que son cambios en el potencial eléctrico entre el interior y el exterior del nervio que propagan la señalización. Los potenciales de acción son causados ​​por un influjo de iones de sodio en la célula nerviosa. Si una pequeña cantidad de sodio ingresa al nervio, hace que se abran más canales, lo que hace que ingrese más sodio, creando un circuito de retroalimentación positiva que hace que una gran cantidad de sodio ingrese al nervio y cree un potencial de acción.

¿Qué es una Retroalimentación negativa?

La retroalimentación es una forma de capacitación continua, ya que ayuda a los empleados a aprender qué es lo que se supone que deben hacer y cómo se supone que deben hacerlo. La retroalimentación se presenta en dos formas principales, las cuales pueden ser útiles y productivas. Estas formas son comentarios positivos y comentarios negativos. La retroalimentación negativa es el proceso de señalar lo que alguien está haciendo mal y decirle cómo cambiarlo. También puede implicar decirle a una persona que la actitud que está mostrando es inapropiada o que ciertos comportamientos y hábitos están causando problemas.

¿Qué es la retroalimentación biológica negativa?

La retroalimentación negativa es un tipo de regulación en los sistemas biológicos en la que el producto final de un proceso a su vez reduce el estímulo de ese mismo proceso. La retroalimentación, en general, es un mecanismo regulador presente en muchas reacciones biológicas. Al permitir que ciertas vías se enciendan y apaguen, el cuerpo puede controlar varios aspectos de su entorno interno. Esto es similar a accionar un interruptor. La retroalimentación permite que el producto de una vía controle el interruptor. A veces denominado “circuito de retroalimentación negativa”, la retroalimentación negativa ocurre cuando el producto de una vía apaga la vía bioquímica.

Ejemplos de retroalimentación negativa

Regulación del azúcar en sangre: cada vez que come, un mecanismo de retroalimentación negativa controla el nivel de azúcar en su sangre. El principal azúcar que se encuentra en su sangre es la glucosa. Después de comer algo, su cuerpo absorbe la glucosa del torrente sanguíneo y la deposita en la sangre. Esto aumenta la concentración de glucosa y estimula al páncreas para que libere una sustancia química llamada insulina. La insulina es una molécula de señalización celular que le dice a las células del músculo y del hígado que absorban glucosa. Las células del hígado almacenan el exceso de glucosa como glucógeno, una cadena de glucosas que se utiliza como producto de almacenamiento. Las células musculares pueden almacenar la glucosa o utilizarla para producir ATP y contraerse. A medida que ocurre este proceso, las concentraciones de glucosa se reducen en la sangre. La glucosa fue la principal señal del páncreas para producir insulina. Sin ella, el páncreas deja de producir insulina y las células dejan de absorber glucosa. Por lo tanto, los niveles de glucosa se mantienen en un rango específico y el resto del cuerpo tiene acceso a la glucosa de manera constante. El mecanismo de retroalimentación negativa en este sistema se ve específicamente en cómo los niveles altos de glucosa conducen a la activación de la vía, lo que conduce a un producto destinado a reducir el nivel de glucosa. Cuando la glucosa se vuelve demasiado baja, la vía se cierra.

Regulación de la temperatura: todos los endotermos regulan su temperatura. Los endotermos son animales que regulan sus cuerpos a una temperatura diferente a la del medio ambiente. La mayoría de las vías responsables de la regulación de la temperatura están controladas por retroalimentación negativa. A medida que aumenta la temperatura, las enzimas y las vías del cuerpo se “encienden” y controlan varios comportamientos como sudar, jadear y buscar sombra. A medida que el animal hace estas cosas, la temperatura de su cuerpo comienza a disminuir. La actividad de estas vías, impulsada por el calor, también comienza a disminuir. Eventualmente, se alcanza una temperatura en la que la vía se cierra. Existen otras vías para las temperaturas que son demasiado frías y también se apagan una vez que el cuerpo alcanza la temperatura óptima. Estas vías pueden ser temblar, buscar refugio o quemar grasa. Todas estas actividades calientan el cuerpo de nuevo y son interrumpidas por el producto final de sus reacciones, el calor.

Diferencia entre retroalimentación positiva y negativa

Un sistema de retroalimentación es aquel en el que se muestrea la señal de salida y luego se retroalimenta a la entrada para formar una señal de error que impulsa el sistema. Los sistemas de retroalimentación son muy útiles y se usan ampliamente en circuitos amplificadores, osciladores, sistemas de control de procesos y otros tipos de sistemas electrónicos. Si bien existen muchos tipos diferentes de sistemas de control, solo hay dos tipos principales de control de retroalimentación que son Retroalimentación negativa y Retroalimentación positiva.

 

 

 

 

 

 

 

Espero que te haya gustado toda la información que te regalamos en este blog tan genial…